Ramón de la Morena sintió que su labio sangraba de forma inesperada. Sacó el espejo que […]
Gente como tú, Que aún con sus tareas cotidianas y con mucha devoción. Sacan un momento […]
EL MILAGRO DE EMPEL Alberto Salvador Ramiro 8 de diciembre de 1585         La huella de […]
            A lo largo de los últimos años, los tercios han hecho correr ríos de tinta […]
Don Pedro de Osorio, maestre de campo, de repente se vio en el suelo. Una bala […]
12 de abril 1622          Atrás han quedado los fríos días de invierno, la llegada de […]
El joven soldado tenía la boca seca por el polvo y sudaba mucho. Con la mano […]
Este post tiene como objetivo resumirles, a todos ustedes, las actividades que vamos a desarrollar este […]
El día 28 de enero de 2022 será un día muy especial, plagado de sorpresas que […]
Hace cinco años que comenzamos con el proyecto de la celebración del día de los tercios, […]
Desde la Asociación 31 Enero Tercios, en colaboración con la Cátedra Extraordinaria Complutense de Historia Militar […]
Una vez más, en diferente ciudades y localidades de todo el globo se van a organizar […]
¡Celebra el día de los tercios, 31 de enero, en redes sociales! Un año más, desde […]
De acuerdo con nuestra vocación de divulgación de la historia de los Tercios, desde la Asociación 31 […]
Desde 31 Enero Tercios no hemos parado de trabajar durante todo el año para volver a […]
En plena guerra de los Ochenta Años y ya iniciada la guerra de los Treinta Años, España todavía tenía fuerzas para batirse con sus enemigos, que no eran pocos, tanto por tierra como por mar. Así el 12 de septiembre de 1631 tenía lugar la batalla de los Abrojos, en las costas de Pernambuco, en Brasil, en la que España venció a Holanda, tras seis horas de combates navales.
Dentro de la Guerra de los Treinta Años, en el marco de la campaña del Palatinado, en torno a septiembre de 1621 se produce la Rendición de Juliers o Jülich. El ejército de los tercios con Ambrosio Spínola al frente toma la fortaleza de Juliers a los holandeses, tras cinco meses de cerco.
La expresión “tener la mosca detrás de la oreja” como no podía ser de otra forma surge de la jerga cotidiana de aquellos soldados de los tercios, concretamente cuando se comienza a utilizar de manera habitual el arcabuz, primero, y el mosquete, después.
Verdaderas ciudades tras los ejércitos, largas caravanas cargadas con víveres y provisiones, comerciantes de todo tipo que acompañaban a nuestros soldados en sus largas marchas, en aquellas travesías que recorrían de punta a punta Europa, desde Milán a Bruselas, eso eran los vivanderos.
Síguenos en nuestras redes
Facebook 31 Enero Tercios
Archivo Artículos
Filtrar por categorías