Zamora se convierte en Flandes.

Vuestras mercedes verán, que no verán, que destos esfuerzos de infantes y artilleros, meretrices, frailes y taberneros, honraron a Nuestra Señora y a las armas del rey, por dos veces en dos años, a orillas de nuestro Mosa ibérico (el Duero).
Envueltos cual mortaja fuera, de un gris manto y de la gélida lluvia holandesa, los de Bobadilla batieronse el acero de tizonas, alabardas, picas y escarcelas, frente a los herejes orangistas.
Conjurados a resistir y encomendados a la celestial ayuda de la Inmaculada, salieron un año más triunfantes en cuesta crucial hora.
Vuesas mercedes invitados estan, a compartir tan esforzado momento…en aguas del Duero

«Todas las picas suman, únete al cuadro»
Si te ha gustado este contenido, ¡compártelo!